opinion

Opinión: “Condenados y sin rumbo” por Maria Andrea Aguilera

Opinión: “Condenados y sin rumbo” por Maria Andrea Aguilera

Los chubutenses continuamos padeciendo las consecuencias de una enorme crisis, que comienza a materializarse en una práctica cotidiana de parálisis total. La ausencia de un gobierno capaz de liderar y gobernar se siente cada vez más, derivando en la profundización del conflicto intersectorial, que ya lleva más de diez semanas. En medio, derechos legítimos que entran en colisión sin mediación alguna por parte de ningún poder del Estado.
Recordemos que el problema base del que surge la crisis, es el desbalance de las cuentas públicas que, como muchos profesionales señalaron, no se trata de un problema de ingresos, sino de excesiva masa de gastos, que creció desmedida e irresponsablemente aún más con fines electoralistas.
De forma paralela, ayer se conoció la condena a los imputados en una de las varias causas de corrupción de nuestra provincia, de lo que resultan condenados 10 de los 12 imputados. Diego Correa, Diego Luthers, Daniela Souza, Federico Gatica, Sandro Figueroa, Juan Carlos Ramón, Rubén Darío Reinoso, entre otros, son los nombres de la corrupción durante el Gobierno de Mario Das Neves.
No hay más que una relación de causalidad entre un hecho y el otro. La administración de los recursos del Estado en medio de una profunda trama de corrupción sistemática no puede derivar en otra cosa que en una grave crisis económica, política e institucional de magnitudes como la que estamos viviendo.
Sin desvincular un hecho con el otro, se suma a lo anterior, el desmanejo de fondos.
Sabemos que nuestra provincia tiene un gran stock de deuda que ha ido tomando durante la presente gestión y anteriores. Esto significa que Chubut ve afectado sus ingresos, que por cierto están en crecimiento, al pago de deuda e intereses de deuda, que ahogan constantemente las cuentas públicas en cada uno de sus vencimientos. La posibilidad de prever esta situación existió claramente al momento de firmar acuerdos paritarios por sobre la capacidad de pago, sin embargo se siguió por el camino del facilismo y oportunismo político, de las promesas vacías y de la absoluta irresponsabilidad.
Los fondos obtenidos a costa de contraer deudas, fueron íntegramente aplicados a gastos corrientes, es decir a pagos, como por ejemplo de sueldos, y algunos gastos que se realizan para el desenvolvimiento normal de la administración general. Lo anterior implica que nunca los fondos permitieron incrementar el patrimonio del Estado, puesto no se ejecutó ningún tipo de obra pública de significancia, o inversiones de crecimiento y desarrollo.
Repitiendo los mismos pasos que nos llevan a la situación actual, días atrás el Gobierno Provincial anunciaba la toma de deuda con una tasa del 95% anual, destinada al pago de sueldos adeudados.
Pasan las semanas y aún no se han tomado medidas algunas para dar respuesta a la raíz del problema y pareciera que el Gobierno espera alcanzar la paz social y apaciguar el conflicto mágicamente y sin gobernar.
Miramos con atención las reuniones que con diferentes sectores está manteniendo el gobierno de Chubut, en los últimos días, pero con fotos y buena voluntad no alcanza.
¿Cuáles son las políticas públicas que propone el Gobierno desarrollar? ¿Qué está haciendo en materia de Desarrollo Productivo, Turismo, Energía o Medio Ambiente? Porque en Educación, Seguridad y Justicia la calle habla por si sola.
Las irresponsabilidades continúan y son cada vez más perjudiciales. Si bien hay condenados por una de las causas de corrupción más grandes de Chubut, los que vienen padeciendo una condena desde hace muchos años, y recrudecida en los últimos meses somos todos los chubutenses.

María Andrea Aguilera
Diputada Provincial Electa