opinion

Descubrí Ruta Jardín con Lucía Bernedo

Texto y Fotografías Por Lucía Bernedo.

Lucia Bernedo es Licenciada en Terapia Ocupacional Pediátrica, tiene 28 años y actualmente trabaja en Centro Pediatrico Colloquium y en Fundacion Crecer, en Comodoro Rivadavia.  Hace 5 años terminó su Licenciatura en la Provincia de Buenos Aires y desde entonces se dedica además a la fotografía de sus diversas aventuras en su cuenta de instagram @travelingsoulmate, realizando viajes por distintos destinos dentro y fuera del país, y documentando sus experiencias con su inseparable amiga, su cámara NIKON D5500.

Ruta Jardín, Ciudad del Cabo.

 

La Ruta Jardín o Garden Route es un recorrido paisajístico y cultural a lo largo de la costa sudafricana, desde Ciudad del Cabo o la Bahía Mossel hasta la desembocadura del Río Storms cerca de  Port Elizabeth. El recorrido se puede hacer alquilando un auto, o en los colectivos Hop On Hop Off, o BuzzBus. Los mismos hoteles del centro de Ciudad del Cabo te hacen el contacto y te venden los pasajes de estos colectivos que frenan en cada bahía o centro turistico.

Nosotras alquilamos un auto, nos pareció la mejor idea, y ciertamente lo fue. Comenzamos conociendo El Cabo de la Buena Esperanza (Cape of Good Hope). Salimos bien temprano para al medio dia estar dentro del parque. Para ingresar se debe abonar una entrada de 100 rands (211 pesos argentinos aprox). El cabo de la buena esperanza se encuentra en el extremos sur de Sudáfrica dentro del parque nacional Table Mountain, y en su extremo sur se encuentran las coordenadas que indican que es el extremo más meridional del continente Africano y que pasando ese extremo se llega hasta la India por medios Marítimos. Por muchos años cuenta la historia que los navegantes temían que no existiera una ruta para llegar a dicho lugar, por lo que lo nombraron cabo de nueva esperanza cuando lo hallaron. SE suele pensar que en esta zona se unen los océanos Atlántico e Índico, pero esto ocurre en un lugar situado más al sur, llamado Cabo Agulhas.

tip numero 1: El Cabo de la Nueva esperanza es un lugar increíblemente mágico con playas casi vírgenes, y vistas alucinantes, ideales para ir a pasar el dia. Pero cuidado, esta lleno de Babuinos a los que les encanta la comida y la huelen del auto a dos metros. Mi consejo es, no bajen ventanas, escondan la comida, no la saquen del auto, no dejen puertas abiertas, no los molesten y sobre todo, no se les acerquen, ya que son muy peligrosos (y grandes!!!).

La segunda parada de la Ruta Jardín fue Hermanus donde pasamos la noche antes de salir en busca de nuestra próxima aventura. Hermanus posee hermosas playas con barcitos y una zona de restaurantes marítimos donde podes encontrar el mejor pescado de Sudáfrica (a mi gusto).

Al día siguiente, bolsos al auto, y a la ruta!. Hicimos un largo tramo hasta Oudtshoorn donde pasamos la noche para al dia siguiente ir en busca de aventuras. Nos despertamos temprano y primera parada: Cango Caves (Cuevas Cango), unas cuevas naturales encontradas hace varios años donde podes hacer dos tipos de recorridos: el recorrido turístico, y el recorrido aventura. Adivinen cuál elegimos? La aventura por supuesto. La excursión turística muestra a grandes rasgos las cuevas explicando un poco la historia. La aventura te lleva por pasadizos de piedra en donde los techos de la cueva no exceden los 1,4 metros y algunos pasadizos, como el de la “cocina del Diablo” que empieza con 45 cm de ancho y termina en 27 cm de ancho, donde tienes que arrastrarte para pasar. Cuenta con murciélagos que revolotean al ser despertados por las luces de las linternas y pinturas rupestres. Vale totalmente la pena realizarlo. Advertencia: no apto para embarazadas ni claustrofóbicos.

Tras terminar esa aventura nos dirigimos a Highgate Ostrich Show Farm, un campo de avestruces en donde tenes variadas actividades, desde darles de comer, comer carne de avestruz, comprar artefactos con plumas o huevos, hasta montarlas por 3 minutos. Personalmente soy muy impresionable con la carne, por lo que preferí no probarla, y cabe destacar que los artículos en venta son caros. Decidimos con Guillermina montarlas para ver la experiencia, pero descubri que soy impresionable con eso tambien (jaja). Solo dure 5 segundos arriba y pedí que me bajaran porque el pobre animal empezó a correr y picotear a sus compañeros y yo casi muero infartada del susto (bajenme ya!!).

Dia 13 en Sudáfrica: Plettenberg Bay. Si hacen ruta jardín Plettenberg es algo que no se deben perder. Las playas increibles y los hosteles aún más. Un paraíso en el que te queres quedar. Lamentablemente lo conocimos con lluvia, pero sinceramente aun así este lugar es hermoso. Allí conocimos a 4 chicas, dos de Suiza, una alemana y una de Israel, a las cuales adoptamos como nuevas amigas de viaje. La idea era llegar todas juntas a Jeffreys Bay, Última parada antes de Port Elizabeth. Pero antes de llegar nos faltaba una gran aventura llena de adrenalina: Si Señor, El Bungee Jumping de uno de los puentes más altos del mundo, en Tsitsikamma National Park. Se llama Face Adrenaline y es uno de los mejores lugares y paisajes para hacer Bungee Jumping. El miedo que teníamos era inevitable pero estábamos convencidas de hacerlo (algunas no tanto). Subimos con los equipos puestos, caminamos por las pasarelas de rejas, mirando hacia abajo. Esperamos, nos llamaron y 1, 2 y 3… No te da tiempo a Nada, no pensás, solo te empujan al vacío mismo. Y caes. Caes en picada y en tu cerebro el vértigo es inminente, y la adrenalina hace que el corazón palpite fuertemente. No podes cerrar los ojos por la preservación del cuerpo de utilizar todos los sentidos para reaccionar al impacto, por lo que es imposible no ver el paisaje que pasa. y de pronto haces tope y rebotas, y volves a rebotar y ahí el miedo se va, y disfrutas realmente la vista hasta que alguien te va a buscar. Sinceramente, lo volvería a hacer, una y mil veces. Anímense porque es increíble.

Última Parada Jeffrey’s Bay, más playas alucinantes, llenas de barcitos. Tip número dos: en Jeffrey’s marcas como ripp curl, o marcas referidas al surf tienen sus fábricas y negocios originales con descuentos de hasta el 50 por ciento en todas las prendas, más baratas que en cualquier lado del mundo. Si sos aficionado tenes que pasar. Es un pueblito de lo mas surfista que vi, con toda la onda.

En este punto me separaba de Guille, emotiva y tristemente ella tenía que volverse, y yo seguiría recorriendo un mes más. Una vez en Port Elizabeth regrese a Ciudad del cabo de la que tengo miles de cosas para contar. Si bien la semana pasada hable de qué hacer en 5 días, hay miles de cosas más para realizar en esa ciudad, y la próxima semana voy a profundizar al respecto. Me acompañas?