opinion

De aventuras por Johannesburg, South Africa. Por Lucía Bernedo.

Texto y Fotografías Por Lucía Bernedo.

Lucia Bernedo es Licenciada en Terapia Ocupacional Pediátrica, tiene 28 años y actualmente trabaja en Centro Pediatrico Colloquium y en Fundacion Crecer, en Comodoro Rivadavia.  Hace 5 años terminó su Licenciatura en la Provincia de Buenos Aires y desde entonces se dedica además a la fotografía de sus diversas aventuras en su cuenta de instagram @travelingsoulmate, realizando viajes por distintos destinos dentro y fuera del país, y documentando sus experiencias con su inseparable amiga, su cámara NIKON D5500.

 

 

De aventuras por Johannesburg, South Africa

 

Llegar a una ciudad tan grande no es fácil como parece. El aeropuerto es gigante, los idiomas son miles y variados, ¿Para dónde vamos?

La idea era llegar y tomarnos el tren que sale directamente desde el aeropuerto, conocido como Gautrain, hasta la estación de Sandton. En ese prestigioso barrio de casas antiguas avasalladas con enormes alambres de púas nos esperaba nuestro guesthouse.

Dos tips rápidos:

1- En Sudáfrica tomar taxis puede ser peligroso, por lo que la gente recomienda utilizar Uber. Te recomiendo que antes de viajar te bajes la aplicación y ya dejes todo listo.

2- Ni bien salis de la sala de arribos del aeropuerto, si caminas hacia la derecha hay tres locales que venden chips de celular con gigas para whatsapp, Facebook, Instagram y hora de llamada gratis, que van desde los 50 rands a los 750 rands, es decir de 100 a 1500 pesos argentinos aproximadamente. Dependiendo la cantidad de días que te quedes y de la cantidad de datos que consumas por días. En mi experiencia, me quedé un mes y medio y con 10 gigas a 600 rands me alcanzó y sobró.

 

 

 

 

Nos tomamos el tren, un Uber y llegamos a nuestro alojamiento. La seguridad en Johannesburgo es máxima ya que es considerada una de las ciudades más peligrosas de Sudáfrica. Para prestar atención, no se aconseja ir con los celulares ni las cámaras fotográficas en la mano o colgadas en el cuello, y se recomienda mantener las pertenencias cerca y vigiladas en todo momento. No desesperen que por mas peligrosa que la hagan ver, tiene sus maravillas escondidas y listas para ser reveladas, solo hay que ser precavidos, nunca caminar solos y mantenerse alerta.

Lucía y Guillermina.

La primera tarde nos dirigimos a Montecasino, una estructura casi bíblica con tonada Italiana que se encuentra en el corazón de la ciudad y que permite desde paseos de compras hasta bares y restaurantes típicos y culturalmente variados. Caminar por sus laberínticos pasadizos hace que te  transportes instantáneamente a las calles de la ciudad de Cassino en Italia, de donde seguramente provenga el nombre, ya que allí se encontraba la Abadía de Montecassino.

Tip número 3:  No dejes de sentarte en uno de sus barcitos al atardecer y tomarte una birra tirada handmade/artesanal, y de fumar en las pipas gigantes saborizadas mientras un dj pasa musica chill. Super recomendable!

 

 

El segundo dia fue muy shockeante para nosotras, digo nosotras porque viajé con mi  amiga Guillermina. Fue un día cargado de historia. Nos dirigimos en primer lugar al Apartheid Museum. El Apartheid fue un sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia que estuvo en vigor hasta 1992, en donde se separaba a los diferentes grupos raciales en el poder exclusivo de la raza blanca, que primaba entre todas las demás.

En el Museo se narra a través de fotos, videos, esculturas y escalofriantes pasajes los pasos dados para la liberación de la esclavitud en sudáfrica, el reconocimiento de los derecho constitucionales de la igualdad de razas, y de cómo Nelson Mandela (Abogado, activista contra el Apartheid, político y filántropo sudafricano que ostentó el cargo de presidente de su país de 1994 a 1999)  junto a muchas personas de poder, entre ellos Mahatma Gandhi formaron parte del movimiento histórico más grande conocido en África, y quizá en el resto del mundo.

La entrada al museo es un papel en donde te catalogan como *BLANCO* o  *NO BLANCO* al azar, el cual te guiará a través de dos puertas separadas, haciéndote recrear el momento de segregación racial. Realmente un lugar escalofriante, lleno de historia y emociones encontradas que vale la pena visitar para entender lo que vivió el pueblo Sudafricano en los últimos 50 años.

 

 

 

 

 

Tras las emociones vividas en el Apartheid Museum, nos dirigimos hacia uno de los barrios más antiguos, Soweto (SOuth WEst TOwn). Es uno de los barrios más pobres de la ciudad y se encuentra rodeado de puestos de artesanos, pero lo más importante de este lugar es que es la llamada *Cuna de la Humanidad* ya que en sus pintorescas coloridas calles se encuentra, en una esquina, la casa donde vivió Nelson Mandela, o como ellos lo llaman cariñosamente “MADIBA”.

“Caminar por la casa de quien años atrás declaró libre de prejuicios a una nación entera fue una sensación única que recomiendo para cualquiera”.

Más tarde ese día nos dirigimos al OLD FORT, prisión , mantenida como museo actualmente, donde Mandela y Gandhi estuvieron presos un periodo de tiempo, antes que el primero fuera enviado a Robben Island en Ciudad del Cabo (otra prision de maxima seguridad ubicada en una isla). Fue inevitable sentir una presión en el pecho al entrar en aquel lugar, de celdas mínimas y aún frías, de almas que perdieron sus vidas en tan inhumanas condiciones. En una de las paredes se podía observar la frase *we are all equal*(somos todos iguales) grabada con tinta por algún preso en esa época tan oscura para la humanidad.

Irónicamente (?) al lado de la prisión se encuentra Constitutional Hill Court, La corte de los Derechos Humanos, que en sus puertas escribe los derechos en las 11 lenguas Sudafricanas.

Los últimos dos destinos del día fueron el estadio dónde en el 2010 se realizó el mundial de fútbol, y el Carlton Centre, edificio conocido como “The Top of Afrika” por ser uno de los edificios más altos de la ciudad.

Un último tip: estos destinos de nuestro segundo día en Johannesburgo fueron guiados por una Argentina llamada Sabrina Contrabarría que hace 16 años vive en Sudáfrica, y que imparte tours por las diferentes áreas de interés cultural y de ocio en Español e Inglés. Si desean contactarla, lo podrán hacer a través de su página de facebook “Argentinos en Sudáfrica (oficial)” o a su mail personal info@turismosudafrica.net . Este dato lo dejo ya que es muy difícil encontrar guías turísticos en español.

Hay muchos lugares más para recorrer en Johannesburgo, pero con mi amiga teníamos otros planes: alquilar un auto (son muy accesibles económicamente) e irnos al Parque Nacional Kruger. Safari time!! ¡¿Nos acompañas?