generales

Como afecta a la Argentina el incendio del Amazonas

El fuego que afecta durante varios días a la zonas de la Amazonas en Brasil  afecta a 40.000 especies de animales y plantas, 350 comunidades indígenas, 2.500 variedades de peces. Este incendio  rompe el ciclo natural del agua y las precipitaciones y amenaza con sequías en los ríos de la cuenca amazónica y la cuenca del Plata.

Carolina Gil, directora del Programa Colombia Amazon Conservation Team afirmó Lo que sucede en Brasil nos está pasando a todos. Ya afecta también a Bolivia, a Perú y a Paraguay. Porque los incendios afectan a la foresta que tiene la función de la regulación del ciclo que tiene que ver con la dependencia que tenemos todas las especies vivas: el oxígeno y del agua”.

La experta explica que el vapor de agua que evapora el monte amazónico es exportado hacia la cordillera de los Andes y vuelve a bajar por el pie del monte hasta el Río de la Plata.

Gil Agrega que esto provoca que los glaciares y los ecosistemas que se nutren de esas aguas amazónicas y están desapareciendo  debido al calentamiento de la atmósfera; si se le quita otra fuente de humedad se acelera el descongelamiento y se altera el ciclo de agua completamente. Las consecuencias en  Ciudades  como San Pablo, Buenos Aires y Bogotá y van a sufrir la escasez de agua además de la implicación que tiene en la disminución del caudal de los ríos”.

Datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, el número de incendios forestales en ese país ha crecido un 70% desde enero de 2019 con respecto al mismo período del año pasado. En total, Brasil registró 66.900 puntos de fuego, la tasa más alta desde 2013, cuando se comenzaron a hacer estimaciones.

Según el INPE, la Amazonía fue el bioma más afectado, con el 51,9% de los casos, seguido por el Cerrado, con el 30,7%. En cifras absolutas, el estado de Mato Grosso es el más afectado, con 13.100 casos de incendios forestales, seguido de Pará, con 7.900.

Manuel Jaramillo ejecutivo de Vida Silvestre Argentina, indica: “La región amazónica ocupa ocho países y esto lo hace más diverso no sólo en términos de biodiversidad sino también cultural. Para tener una idea, esta superficie aloja 34 millones de habitantes, algunos concentrados en las grandes ciudades y otros,en comunidades indígenas que habitan en la zona”.

“El Amazonas nos aporta entre el 17% y el 21% del agua dulce al planeta. Como para tomar dimensión hay que tratar de imaginar que 225.000 m3 de agua dulce por segundo que ingresan al Océano Atlántico desde esa cuenca”.

Por su parte Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace explica que estos incendios  agudizan la crisis climática a causa de las emisiones de carbono que provienen de la quema de materia orgánica. “Eso implica mayor nivel de precipitaciones en algunas zonas como el litoral de la Argentina, pueden llegar a anegar zonas de nuestro país cuando bajan desde terrenos brasileños

Oscar Rodas que  fue el director de Cambio Climático y Políticas de World Wildlife Fund (WWF) de Paraguay, quien calificó al desastre en la selva brasileña como “una catástrofe continental” que “tendrá impacto mundial”.

Rodas aseguró que las nubes negras del incendio que están empezando a afectar al norte argentino provocan “problemas a la salud de las personas desde el punto de vista pulmonar y alergias”. El fuego “se extendió a una porción del Chaco Paraguayo y a la zona de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, sur continental y es muy difícil controlarlo”, advirtió.

Rodas explica “Lo que sucede es que el hollín que se acumuló durante días en la atmósfera precipita al suelo cuando baja la presión y llegan las lluvias”.

El ingeniero medioambiental Mauricio Cogollo explicó que “existe la posibilidad de que las nubes lleguen a Buenos Aires”. “La circulación de aire contaminante en la atmósfera es global, puede desplazarse miles de kilómetros”, como con las cenizas que llegaron a la capital argentina tras la erupción del volcán Puyehue en 2011.

Por último, Manuel Jaramillo, director de Vida Silvestre indicó que el fenómeno “llega en partículas que son imperceptibles para el común de la gente pero sí puede generar afecciones en aquellas personas que sean sensibles, alérgicas o que tengan problemas bronquiales”.

El desastre en el Amazonas comenzó el 10 de agosto y afectó a unas 500 mil hectáreas de la selva en Brasil. Desde entonces, los focos se extendieron a zonas del Chaco Paraguayo, parte de Bolivia, Uruguay y Perú.