opinion

Causas de la crisis del modelo Macrista. Por César V. Herrera

Por César V. Herrera

Docente de Política Macroeconómica

FCE – UNPSJB

 

Luego de un mes con mucha turbulencia reapareció en la escena mayor de los medios de Argentina y todos los programas de TV y radio, medios gráficos y redes sociales atosigando de información sobre conceptos generalmente  ocultos para la mayoría difusa de ese colectivo que todos decimos representar o comprender denominado “la gente”.

En múltiples encuestas el interés de las personas esta puesto en el empleo o trabajo (Soportan la inflación y no el desempleo), en el costo de la canasta de bienes y la posibilidad de consumir, en las obras públicas “visibles” que realice el Estado y en un funcionamiento permanente de los servicios públicos (Educación, salud, justicia, seguridad, etc), son aspectos económicos fundamentales a la hora de decidir “premiando o castigando” a los gobernantes.

Siendo el “Dinero” junto con “Amor”, dos de las palabras más pronunciadas por los seres humanos, observamos que mucho se habla del amor en la poesía, la música, las películas románticas, los videos y frases y muy poco sobre el dinero y mucho menos sobre la política monetaria y cambiaria, que irrumpió en forma de “Tormenta o corrida financiera” en la escena fuertemente a fines de abril y recién amainó en esta semana, emulando nuestra tormenta de lluvia y barro que nos azotó  a fines de abril de 2017 y de la que todavía estamos recuperándonos.

Una serie de sucesos externos como el aumento de la tasa de interés de EUA; la apreciación del dólar y su respectiva depreciación de los tipos de cambio en toda Latinoamérica. A nivel interno afectó la entrada en vigencia de impuestos a tenedores extranjeros de LEBAC; inconsistencias y falta de trabajo “en equipo” de los Ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo con el Presidente del BCRA Federico Sturzenegger; déficit público y externo, etc. Esta conjunción puso en análisis y en escena dos variables principales y un instrumento de deuda:

El tipo de cambio nominal: La cantidad de moneda nacional, en nuestro caso pesos ($) que debemos entregar por cada unidad de moneda extranjera (U$D) que es la moneda de resguardo que mayoritariamente eligen los Argentinos que pueden ahorrar, cuando descreen de la moneda vernácula y es utilizada cono protección del poder adquisitivo de la misma (Reserva de valor)

La tasa de interés: Conocida como el “precio del dinero” y fundamentalmente la tasa de referencia del sistema financiero argentino, y las LEBAC (Letras del Banco Central de la República Argentina) instrumento utilizado para esterilizar o quitar dinero de la oferta monetaria a efectos que su circulación no impacte en la suba generalizada del nivel general de precios y se transforme en un fantasma “no tan temido” ya que forma parte integrante de nuestras vidas cotidianas durante años.

El tipo de cambio nominal es observado con una relación directa en nuestro país y como perjudicial para las familias porque Incrementos del tipo de cambio (El tipo de cambio varió de 20,50 a 25,10 $ por U$D) implican un traslado a precios en una proporción similar por parte de los formadores de precios en nuestro país y comienzan a verificarse incrementos de precios en los alimentos.

 

¿Existe o no la pesada herencia?

Desde el año 2010 pasamos de los superávits gemelos (Público y externo) que venían desde 2.003 en adelante, a los déficit gemelos observados en el gráfico Current Acount and Overall Fiscal Balance,   producto de del crecimiento económico de la salida de la pos convertibilidad, apalancado en el gobierno de Néstor Kirchner por la inversión y las exportaciones y en el primer gobierno de CFK (Con los coletazos de la crisis internacional de 2007/08 que impactaron en el 2009 en Argentina. Cabe señalar que en ese período sobre un total de 142 países emergentes y especialmente en Latinoamérica hubo crecimiento promedio del 5% anual.

 

En el segundo período del Gobierno de CFK cambió el contexto internacional y complicó el crecimiento de todos los emergentes y se decidió profundizar los aspectos distributivos de la economía (Consumo público y privado), la búsqueda del óptimo electoral (Alta inflación reprimida y escondida en los indicadores de precios mentirosos y bajo nivel de desempleo) con las tarifas congeladas desde el año 2003 y un incremento de los subsidios económicos, incremento de las personas jubiladas y de las asignaciones a personas y familias y las necesidades de financiamiento se canalizaron con emisión monetaria que luego se esterilizaban a través de las LEBAC, que es uno de los temas centrales en la corrida cambiaria.

En diciembre de 2015 el stock de LEBAC alcanzaba los 294.000 millones de pesos y el tipo de cambio oficial era de 9.70 $/U$D, la simple división nos refiere a más de 30.000 millones de U$D del gobierno del FPV. El monto actual es superior a los 50.000 millones de U$D que representa el elevado incremento del stock generado en el Gobierno de Mauricio Macri.

La combinación de causas externas (Aumento de la tasa de interés en EUA, apreciación del dólar y la consiguiente depreciación de todas las monedas mundiales y fundamentalmente en Sudamérica) e internas (Impuestos a los tenedores extranjeros de LEBAC e inconsistencias entre las políticas fiscales y monetarias/cambiarias) motivaron el desarme del circuito de bicicleta financiera (Entrada de U$D, cambio a pesos y adquisición de LEBAC) y un funcionamiento inverso que llevó a la pérdida de reservas del Banco Central de la República Argentina, aumento de la tasa de interés de referencia al 40% y aun así  el incremento del tipo de cambio supera el 25 % en menos de 15 días.

El tipo de cambio nominal en torno a los 25 pesos por U$D torna más competitiva la producción nacional y atenúa el incremento de las importaciones cerrando la brecha comercial (Exportaciones menos importaciones) que llegó a un negativo tenga 8.000 millones de U$D y genera una tensión mayor en la Balanza de pagos deficitaria desde 2011 en adelante. Un análisis evolutivo nos permite observar que el equilibrio de la balanza de pagos se ha concretado con un tipo de cambio superior a los $ 30,00/U$D.

En mi opinión, “La pesada herencia” juega un papel importante  y también la falta de coordinación de la política fiscal expansiva (“Toto” Caputto y “Nico” Dujovne) y la monetaria que intentó ser contractiva con tasas de interés altas (En torno al 26,5% hasta la última suba) , que dificulta el despegue de la inversión productiva nacional atento a que la lluvia de inversión extranjera directa (IED) no llegó y solo hemos recepcionado inversión financiera (IF), producto del grado de apertura y disposición sin límites de entrada y salida de capitales.

Seguimos en zona de temporal

Asimismo la corrida fue apaciguada con altas tasas de interés para sostener el esquema especulativo en pesos con LEBAC, oferta de en el mercado de divisas que derivó en una pérdida de reservas de más de 8.000 M de U$D, diálogo con los bancos como principales tenedores de LEBAC para que renueven y que dispongan de una baja reserva de los dólares, venta de BOTES en pesos, etc. y ante los vencimientos de los próximos meses recurrir a un potencial préstamo puente del FMI que evite una presión mayor del mercado, aunque el costo político pagado por esta decisión haya sido muy alto y el costo social mucho mayor.

Una agenda de acuerdos en el Congreso puede reencausar el diálogo perdido desde el triunfo electoral de Octubre de 2017 y permitir correcciones en las políticas del Gobierno (Apertura de importaciones, libre entrada y salida de capitales, sendero de tarifas y de recuperación del déficit público y externo) y las carencias de una política productiva, de integración y coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales y sin perder de vista que la pobreza estructural, luego de la crisis del 2001/02, nunca bajo del 25% de la población (1 de cada 4 Argentinos fuera del sistema).