curiosidades

Este sábado a la noche y hasta la madrugada del domingo podrá verse en el cielo la lluvia de estrellas Oriónidas

Este sábado a la noche y hasta la madrugada del domingo podrá verse en el cielo la lluvia de estrellas Oriónidas. Según indicó Bill Cooke, jefe de la Oficina sobre Meteoritos de la NASA al medio El País, se trata de la lluvia de estrellas “más hermosa del año”.

La lluvia de estrellas Oriónidas toma su nombre de la constelación de Orión, ya que es cerca de esa constelación donde se la puede observar. Sobre todo en dirección al cinturón de Orión, conocido también como “Las tres Marías”.

Las lluvias de estrellas ocurren cuando la Tierra cruza el rastro de partículas que dejan los cometas.

En el caso de la lluvia de Oriónidas, se trata de rastros que dejó el famoso cometa Halley. La última vez que el cometa Halley pasó por las cercanías de la Tierra fue en 1986 y se espera que vuelva en el 2061.

La lluvia de estrellas Oriónidas puede verse todos los años en esta época, desde cualquier parte del mundo, ya que el fenómeno ocurre cerca del Ecuador.

El fenómeno comenzó el 4 de octubre y durará hasta el 14 de noviembre -el tiempo que tarda la Tierra en atravesar la cola de rastros del cometa Halley-. Pero se podrá ver con más claridad entre el sábado y el domingo según indicó el Observatorio Astronómico de Córdoba.

Con el cielo despejado y sin contaminación lumínica, podrán observarse en el cielo hasta 20 meteoritos por hora, que tomarán coloraciones verdes o amarillas.

Lo mejor, según especialistas, es verlo a simple vista, sin ningún instrumento, ya que lo importante es poder cubrir un espacio amplio de cielo con la mirada.

Lo más conveniente es buscar un lugar abierto y si es posible apartado de las grandes ciudades, donde haya la menor iluminación artificial posible.

A los ojos les toma alrededor de media hora ajustarse a la falta de luz, así que cuanto más tiempo se pase afuera mirando al cielo, más oportunidades habrá de ver un meteoro.

Hay que estar muy atentos, porque viajan a más de 66 km por segundo, según la NASA. Se trata de los meteoros más rápidos, detrás de las Leónicas que generalmente se observan en noviembre.

Estos meteoros veloces tienen tendencia a estallar, por lo que en ocasiones sus restos incandescentes pueden verse durante algunos minutos.

 

Fuente: La Nación

Fotografía: Martín Gonzalez