generales

El Banco Central trabaja en la implementación del cheque eléctrónico

El cheque papel, pronto podría ser sólo un recuerdo, dado que en el Banco Central (BCRA) están trabajando para poder lanzar pronto un sistema de cheques exclusivamente digitales. “Estamos trabajando con los bancos para el cheque puramente electrónico”, anticipó Lucas Llach, vicepresidente del Central. “El cheque es de otra época, cuando estamos en un mundo electrónico; el papel es de otra época. Si lo pudiéramos hacer electrónicamente tiene ventajas: se puede partir fácilmente, transferir más fácilmente”, dijo el economista que participó esta mañana del 17 Congreso Internacional de Tecnología organizado por la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA).

Llach aseguró que el Banco Central tiene una visión muy optimista de la tecnología, incluso llamó a muchos de los banqueros presentes a que planteen en la entidad financiera innovaciones “que hoy no se pueden hacer”.

“El sistema financiero necesita una revolución tecnológica”, subrayó Llach. “La estadística muestra que las tecnologías impulsan la demanda de trabajo, porque hay más competencia por trabajadores y los salarios aumentan”, continuó, en referencia al debate hoy presente en el mundo entero, sobre el impacto que las nuevas tecnologías pueden tener en el mundo laboral.

Para el vicepresidente del Central muchas veces se piensa en la tecnología en términos del impacto que tiene en la oferta, pero no en los demandantes. “Una revolución tecnológica en la industria bancaria afecta a toda la sociedad un poco, pero a la industria financiera, más. Pero el impacto de la tecnología también es la democratización -dijo Llach-. Lo que está pasando en la industria financiera es una revolución, que baja costos, y cuyo principal efecto es la inclusión. Porque permite proveer servicios a un costo menor, y de una manera más simple”, resumió.

Otra innovación en la que trabaja el Central es la de la “identidad digital”, esto es, poder aplicar la biometría para reemplazar el uso de claves. “Estamos trabajando con el Renaper para que sea más fácil el acceso. Que uno pueda acceder a todos los servicios financieros de esa manera”, dijo Llach.

El BCRA promete ir a fondo con la aplicación de las nuevas tecnologías, aunque sabe que en el camino se encontrará con varios escollos. Como cuando quiso a comienzos de la nueva gestión eliminar el envío de resúmenes de cuenta en papel, y se topó con una fuerte presión de las empresas de correo -y sobre todo el gremio Camioneros-, que lo obligó a moderar la implementación de la norma.

O también cuando decidió facilitar la creación de fintechs, o compañías de internet dedicadas al negocio financiero, lo que le valió recientemente críticas de los bancos. Las entidades le reclamaron al BCRA que aplique los mismos controles y exigencias que aplica en el sistema financiero a empresas como Mercado Pago. En tal sentido, sin adentrarse en la polémica, Llach simplemente deslizó ayer el mismo argumento que en su momento usó el titular del Central, Federico Sturzenegger : nada impide que los bancos armen sus propias fintechs.

“Queremos reglas para un sistema competitivo, que los bancos armen sus propias fintechs para que puedan usar las nuevas tecnologías”, dijo Llach.

En los próximos meses, afirmó Llach, el BCRA espera seguir avanzando en el mercado de medios de pago, para que haya nuevos -y muchos- adquirentes que ofrezcan tarjetas de crédito. Hoy en el mercado el líder es Prisma, la empresa propiedad de los bancos que es dueña de Visa. La empresa está bajo la lupa de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), quien la conminó a presenta un plan de desinversión.

A partir del 14 de agosto,además, todos los bancos deberán tener implementado el “Debin”,como se llama el sistema de débitos, por el cual se invierte el orden de una transferencia bancaria. En este caso, una persona genera una orden de un débito, y luego el dueño de la cuenta bancaria debe decidir si lo acepta o no.

También, dijo Llach, espera que crezca la cantidad de cajeros automáticos de entidades no bancarias. “La Argentina tiene uno de los peores índices de tarjetas de débito versus cajeros. Cuando uno sabe que la plata está accesible, es cuando uno usa el dinero electrónico”, dijo Llach, quien se defendió así de quienes cuestionan que la medida atenta contra el objetivo del Central de desalentar el uso de efectivo. “Cuanto más uno pueda conectar la red de dinero electrónico con el efectivo, más se va a usar el dinero electrónico, porque es más sencillo y seguro. Por eso desregulamos para que las entidades no bancarias puedan cobrar para el uso de cajeros”, explicó.

 

 

Fuente: La Nación