opinion

Avance legal sobre la protección de la integridad sexual, claves para entender la modificación de la Ley

Avance legal sobre la protección de la integridad sexual

Días atrás fue promulgada la ley 27.352, que introdujo una importante modificación en el artículo 119 del Código Penal Argentino, el cual cambió el concepto y la forma de ver la violación sexual sobre las personas.

 

Primero que nada debemos tener en cuenta que para que se dé la conducta delictiva es necesario que exista alguna de las exigencias mencionadas por el primer párrafo del artículo (violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, o de autoridad, o de poder, o exista un aprovechamiento de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción). Una vez cumplido el requisito debemos conocer que el tercer párrafo del artículo en cuestión, anteriormente mencionaba que el delito se daba cuando ocurría un “acceso carnal mediante cualquier vía”; a partir de ayer eso cambió, ya que con la reforma, el código habla ahora de “acceso carnal, vaginal u oral o la realización de otros actos análogos, introduciendo objetos o partes del cuerpo por alguna de las primeras dos vías”. Esta modificación significa un importante avance sobre la protección de la integridad sexual de las personas, porque que hoy ya no resulta requisito excluyente el acceso carnal, sino que da lugar a otras formas de invasión al cuerpo humano que anteriormente eran receptadas por la figura del abuso sexual gravemente ultrajante (segundo párrafo del art. 119) y tenían una pena inferior. La actualización legal acepta también la probabilidad de ver a la mujer como sujeto activo (autora del delito) algo que si bien anteriormente se dio mediante jurisprudencia, era raro encontrarlo y rebuscado para aplicarse. Hoy, no solo quedará en claro cuando la comisión del delito sea realizada por una mujer hacia un hombre, sino que también podrá darse la figura entre dos mujeres, sin la participación necesaria del sexo masculino como ocurrió hasta este entonces. Creo que la ley 27.352 debe ser recibida con importancia en la sociedad, observando que los legisladores han logrado garantizar aún más la integridad sexual de las personas, ampliando las acciones que representan una violación sexual y dejando para la historia algunas teorías y discusiones doctrinarias que se dieron respecto al tema.

 

Ley: 27352: MODIFICACIÓN DEL ARTÍCULO 119 DEL LIBRO SEGUNDO, TÍTULO III DEL CÓDIGO PENAL DE LA NACIÓN ARTÍCULO 1°.- Modifícase el artículo 119 del Código Penal de la Nación, el cual quedará redactado de la siguiente manera: Artículo 119: Será reprimido con reclusión o prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que abusare sexualmente de una persona cuando ésta fuera menor de trece (13) años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción. La pena será de cuatro (4) a diez (10) años de reclusión o prisión cuando el abuso por su duración o circunstancias de su realización, hubiere configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima. La pena será de seis (6) a quince (15) años de reclusión o prisión cuando mediando las circunstancias del primer párrafo hubiere acceso carnal por vía anal, vaginal u oral o realizare otros actos análogos introduciendo objetos o partes del cuerpo por alguna de las dos primeras vías. En los supuestos de los dos párrafos anteriores, la pena será de ocho (8) a veinte (20) años de reclusión o prisión si: a) Resultare un grave daño en la salud física o mental de la víctima; b) El hecho fuere cometido por ascendiente, descendiente, afín en línea recta, hermano, tutor, curador, ministro de algún culto reconocido o no, encargado de la educación o de la guarda; c) El autor tuviere conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave, y hubiere existido peligro de contagio; d) El hecho fuere cometido por dos o más personas, o con armas; e) El hecho fuere cometido por personal perteneciente a las fuerzas policiales o de seguridad, en ocasión de sus funciones; f) El hecho fuere cometido contra un menor de dieciocho (18) años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con el mismo. En el supuesto del primer párrafo, la pena será de tres (3) a diez (10) años de reclusión o prisión si concurren las circunstancias de los incisos a), b), d), e) o f).

 

Por  Joshua Dunaj, Abogado recibido en la U.N.P.S.J.B.